Género, el séptimo Principio Hermético.

Género, el séptimo Principio Hermético.

Principio del género.


“En todo está el Género; todo tiene sus Principios Masculino y Femenino; el Género se manifiesta en todos los planos”

Este Principio nos enseña que el género se encuentra en todo. El masculino y el femenino funcionan en cada plano de vida. La palabra “género” deriva de la raíz latina que significa “generar”, “concebir”, “crear”, “producir”.

Si miramos el plano de la energía, todo funciona basándose en este Principio. Lo Masculino dirige la energía hacia lo Femenino, activando el proceso creador. Lo Femenino lo pone en marcha. El uno sin el otro no consiguen nada, porque ambos se complementan.

Primero os tengo que aclarar que este principio nos habla de la creatividad y no debe enfocarse solo en el sexo. El sexo es una de sus manifestaciones. Se refiere a la creación mediante la unión de lo masculino y lo femenino. El proceso de crear es sencillo: nos aparece un pensamiento en la mente que es el aspecto Masculino y al unirlo al sentimiento, que es el aspecto Femenino, se manifiesta. Esos dos aspectos, masculino y femenino, forman parte de nuestra energía y necesitamos a ambos para poder crear. Si falta alguno de los dos aspectos, lo que hemos creado no es perfecto.

Todos tenemos energía masculina y femenina y para tener éxito en esta vida, debemos aprender a equilibrarlas. Hombres y mujeres debemos desarrollar nuestra parte femenina y nuestra parte masculina para encontrar el equilibrio, sino…no funcionamos bien.
Fijaros en la electricidad: si no se combinan los dos polos, no hay corriente.

En el plano mental pasa lo mismo. La psicología ha confirmado la existencia de una “dualidad mental”, es decir, una “mente doble”. Hudson en 1893 llamó la atención de los científicos con sus teorías de “consciente” y “subconsciente”, o lo que es lo mismo, mente voluntaria e involuntaria, mente activa y pasiva. Lo Masculino corresponde a la mente consciente, activa, voluntaria….lo Femenino corresponde a la mente pasiva, inconsciente, subjetiva, etc.

Es por tanto la existencia de la dualidad mental la manifestación del principio del Género en nuestra mente. Pero no nos deberíamos quedar en estas simples líneas, así que avanzaremos hacia la raíz de la cuestión.

principio del generoEl símbolo del Yin-Yan representa las energías masculina y femenina. La parte negra es la energía Yin o femenina; la parte blanca es la energía Yan o masculina. Justo donde acaba una comienza la otra y además cada una de ellas tiene un círculo en su interior que nos muestra que en el corazón de la energía femenina existe la energía masculina y viceversa. Cada una de ellas necesita de la otra para complementarse y lograr el equilibrio perfecto. La energía Yin o Femenina es la receptiva, creativa, imaginativa y pasiva y gobierna la parte izquierda del cuerpo. La energía Yan o Masculina es la dinámica, activa, agresiva y es la que regula la capacidad de dar.

Atraemos a las personas con la polaridad que nos falta, de ahí el dicho de los polos opuestos se atraen, eh?

Cuando una persona es muy tranquila, o tímida, es muy probable que atraiga a su vida a amigos más activos y extrovertidos. Por el contrario, las personas inquietas siempre buscan personas tranquilonas. Cada uno de nosotros atrae la energía que le falta.

Pero sabemos que los polos opuestos tiene la misma naturaleza, aunque en distinto grado y que uno de los objetivos de nuestra vida es aprender a armonizar los opuestos. Así que todo ello es para ayudarnos a encontrar la armonización o punto de equilibrio.

Una persona que tenga mucha facilidad para imaginar y visualizar sus metas (energía femenina), nunca obtendrá resultados si no toma acción en el mundo concreto (energía masculina). Esto también es cierto en el caso contrario. Hay personas que son muy trabajadoras y concretas en su manera de actuar (energía masculina) pero carecen de la imaginación para cambiar e inventar algo nuevo (energía femenina).

Cuando no consigas alguno de tus deseos o metas, pregúntate: ¿qué energía me falta para conseguirlo? ¿Cuál no estoy utilizando? Quizá te falta actuar (energía masculina), o quizá no estás listo para aceptar lo bueno que se te presenta (energía femenina)

 

Causa y efecto, acción y reacción, sexto Principio Hermético

Causa y efecto, acción y reacción, sexto Principio Hermético

Causa y efecto.

Cada Causa tiene su Efecto; cada Efecto tiene su Causa; todo sucede de acuerdo con la Ley. La suerte no es más que el nombre que se le da a una ley no reconocida. Hay muchos planos de causalidad, pero nada escapa a la Ley
Para mi esta es la ley principal, la que más repercusión tiene. Se la conoce como la ley de acción-reacción o boomerang. Todo cuanto nos pasa (efecto) tiene un origen (causa) y esta es algo concreto que obedece a una ley. Vaya que el mundo no es caótico.

No hay efecto sin causa, al igual que no hay estímulo sin respuesta.
En el universo todo está creado por una causa, nada ha nacido de la nada.
Todo lo que te sucede en el presente ha sido creado en el pasado, y todo lo que estás creando en el presente, es lo que te sucederá en el futuro.
Lo que nos pasa en este momento ha sido generado de manera consciente o inconsciente en un momento pasado de nuestra vida o incluso en otra vida.

Existe el mundo de la causa y el mundo del efecto. El mundo en el que vivimos es el mundo del efecto, por eso se le llama el “mundo de la ilusión”.
La casualidad no existe, existe la causalidad. Fue una causa que pusiste en marcha consciente o no, en el presente cercano, lejano o en algún pasado que no recuerdas, la que provoco el efecto que hoy estás viviendo.

Cada momento eliges como deseas vivir tu presente y como deseas vivir tu futuro y esa elección, todo lo que haces, piensas o dices puede encontrarse en uno de los polos, el positivo o el negativo. Es el Principio de Polaridad el que lo fija en uno de ellos. Ahora el Principio de Causa y Efecto lo devuelve intensificado en algún momento. Así que comencemos a asumir la responsabilidad de nuestras decisiones.
Todo, absolutamente todo, está en nuestra mente, y lo hemos creado nosotros, por mucho que no nos guste o pensemos que es imposible que quisiéramos que esto nos pasara a nosotros. La responsabilidad es nuestra, de nadie más.

Si pensamos en lo bueno que nos sucede, la cosa va muy bien, pero cuando pasamos por una mala época nos cuesta creer que fuimos nosotros los responsables, los que creamos la situación que estamos atravesando.

causa y efectoTodos tenemos responsabilidades que cumplir y si no lo hacemos luego vendrán las consecuencias y habrá que corregir. El problema es que esas correcciones serán cada vez más difíciles cuanto más metamos la patita, o sea cuanto más huyamos de la responsabilidad. Todo, absolutamente todo, hasta lo más insignificante tiene un efecto y puede afectar a muchas personas y será nuestra responsabilidad. Las leyes universales siempre deben ser cumplidas y si no se hace…piden su pago, que no es otra cosa que el proceso de aprender a obrar bien.

Atención: estamos diciendo que somos responsables y no culpables de lo que nos sucede, que son dos cosas distintas.

Hay que tener en cuenta que estamos influenciados por nuestros padres, familiares, profesores, amigos, compañeros de trabajo, sociedad, religión, situaciones vividas…y de todo hemos ido tomando como verdaderos sus creencias y patrones.

¿Qué podemos hacer? Debemos revisar lo que pensamos, de donde vienen esos pensamientos y si en nuestro presente siguen estando en vigor. Toda la información que se ha ido almacenando en nuestra cabecilla hay que analizarla para poder desechar aquello con la que ya no vibramos, que no es nuestro. Todo se basa en realizar una elección.

Recuerda: eso del “libre albedrío” no es más que la oportunidad que se nos da de elegir nuestros pensamientos.
Pero debemos evitar sentirnos víctimas de los demás. El ego ve más fácil culpar a los demás de nuestra infelicidad que asumir la responsabilidad y que aparezca la posibilidad de cambiar y progresar.

Lo que los demás nos muestran, es el reflejo de lo que somos internamente…. recordarlo!

Si asimilamos en la vida eso de la relación causa efecto, ya sabemos como hay que actuar: dando aquello que queremos recibir.

Puede parecer simple pero si se acostumbra usted, por ejemplo cuando conduce, a ser amable en los pasos de peatones, de una manera “mágica” verá que cuando es usted peatón los coches son amables con usted.

También debemos analizar las situaciones que estamos atravesando: si nos sentimos solos, puede que no se deba a que no encontramos a las personas adecuadas, sino a que debemos aprender algo.

¿Cómo averiguarlo? Pues la manera más rápida y fácil es conectando con nuestro Yo superior, con nuestra esencia, o bien preguntándoselo a nuestros guías mediante la meditación. La contestación siempre es clara y concreta, pero con pocas palabras o unas sensaciones. La cuestión es estar en silencio y escuchar.

En este principio podemos encontrar explicación a esas llamadas “injusticias” de la vida. Tener en cuenta que no recordamos lo que hicimos en otras vidas y estamos regidos por la ley de causa y efecto. Si en el pasado hicimos el bien, en el presente recogemos la recompensa, pero si cometimos errores, si quebrantamos las leyes universales…ahora aparecen los problemas. Todos venimos a aprender, a sanar, a evolucionar…por eso los problemas desaparecen si aprendemos la lección, y es desde este punto de vista desde el que deberíamos de vivir las experiencias de la vida: como una oportunidad para aprender y mejorar.

Es aquí donde aparece el famoso “karma” que bien podíamos denominar la deuda que hemos de solucionar y el “dharma” que sería la recompensa que venimos a recibir. Por ejemplo hay momentos en los que nos encontramos fatal y aparece alguien que nos ayuda sin pedir nada a cambio. Ese “alguien” puede ser una persona a la cual nosotros ayudamos en un pasado, en otra vida. Todo el bien que hacemos a los demás vuelve en algún momento a nosotros multiplicado. Ocurre lo mismo con todo lo malo.

Cuando vamos a venir a esta vida planeamos todas las experiencias que vamos a vivir para aprender y evolucionar. Para que nos ayuden en el proceso firmamos una serie de contratos Karmicos con otras almas, poniéndonos de acuerdo en lo que cada uno va a enseñar al otro, ya que el aprendizaje es mutuo. Lógicamente al nacer nos olvidamos de todo esto, sino seria excesivamente fácil!!!

Los contratos kármicos son voluntarios e irrevocables, no desaparecen hasta que se cumplen totalmente ya que los elegimos para avanzar nuestra evolución. Por ejemplo, una mujer puede pedirle a su “futuro esposo” que durante el matrimonio la maltrate; de esta manera, ella reconocerá que tiene muy poco amor propio y deberá aprender a valorarse como mujer. Por otra parte, él acepta que ella inicie una demanda legal; de esta manera, tendrá que aprender a respetarla y a renunciar al materialismo.

Si conseguimos cambiar las CAUSAS que nos están provocando una vida infeliz, conseguiremos el efecto deseado de felicidad y la mejor manera es modificando nuestros pensamientos, sentimientos, acciones y palabras.

Einstein decía “si quieres resultados distintos, haz cosas diferentes”

 

Ritmo, el quinto Principio Hermético.

Ritmo, el quinto Principio Hermético.

Principio del ritmo

Todo fluye, hacia afuera y hacia adentro; todo tiene sus mareas; todas las cosas se elevan y caen; la oscilación del péndulo se manifiesta en todo; la medida de la oscilación a la derecha es la medida de la oscilación a la izquierda; el ritmo compensa.

En el universo todo va y viene, nada está en reposo. La naturaleza nos lo muestra a cada instante: las estaciones, las mareas, la salida y puesta del sol, el nacimiento y la muerte… La vida se mueve como un péndulo, nacemos, crecemos, nos desarrollamos y morimos….y todo vuelve a comenzar y se repite….

Como observareis esta ley está muy relacionada con la de polaridad, ya que el péndulo se mueve hacia los dos polos opuestos. Aunque nunca llega hasta el final, hasta el extremo.Ese movimiento se produce tanto en el plano físico, como en el mental y en el emocional. Nuestro estado de ánimo, nuestros pensamientos, los sentimientos siguen el mismo ritmo.Todos hemos pasado por épocas tristes, dolorosas, con problemas…pero al cabo del tiempo todo cambia y nos sentimos alegres, optimistas, felices!!! Incluso estos cambios de humor se pueden producir en el mismo día!!

Según el Kybalión el movimiento del péndulo comienza siempre en el lado negativo y nunca al revés. Cuanto más lejos ha llegado el péndulo en el polo negativo (tristeza, dolor, sufrimiento etc.), más se inclinará luego hacia el otro extremo (alegría, éxito, felicidad, etc.). Pero si se está viviendo un momento feliz, no significa que luego vayas a pasarlo mal, al revés: si se ha sufrido mucho, la vida luego compensa con una gran alegría.

Y conforme vayamos avanzando en nuestro aprendizaje, nuestra evolución, ese movimiento del péndulo se va reduciendo. Entonces nos sentimos en paz y equilibrio, estamos felices. Cuando logramos sentirnos bien con o sin pareja, estables económicamente, bien con la familia, etc… es cuando nos hemos situado sobre el péndulo. Si cogemos un péndulo, podremos observar que en la parte de arriba de la cuerda se mueve menos, casi no hay oscilación. Pues lo mismo pasará con nuestra vida conforme vayamos evolucionando, conseguiremos manejar el ritmo del péndulo. Mientras uno oscila emocional o mentalmente es porque todavía está siendo arrastrado por el péndulo.

Existe el plano superior y el plano inferior de conciencia. Si cada vez que vemos venir un periodo de sufrimiento logramos mantenernos en el plano superior, tendremos el control de la situación, sería como ver el problema “desde arriba”.

Voy a explicar esto con un poco mas de detalle.

principio del ritmoSegún la metafisica estamos formados de Espíritu, Alma y Cuerpo, aunque yo los llamaría: Mente, esencia y cuerpo. El Espíritu o mente se corresponde con la Mente Consciente, con el pensamiento, con el que tomamos las decisiones que nos hacen movernos y actuar, allí está la voluntad. El Alma o esencia, se corresponde con la Mente Inconsciente, donde guardamos todas las experiencias vividas, es el espíritu y hace lo que este le dice. El Cuerpo se corresponde con nuestro cuerpo físico, necesario para vivir y experimentar.

Ordenándolos de arriba abajo, tenemos Espíritu, Alma y Cuerpo. Y si los ponemos en el péndulo, el cuerpo físico, que está en la parte de abajo, es el que más recorrido hace, el que va de un lado al otro, el que más lo sufre. Le sigue el mundo emocional o del Alma que estaría a mitad de la cuerda y, finalmente, el plano del Espíritu, donde el movimiento casi no se nota. Es ahí donde debemos situarnos.

Este equilibrio del péndulo se suele realizar poco a poco, primero en unas áreas y luego en otras. Podemos tener la economía equilibrada, y más adelante conseguir un equilibrio en la vida emocional.

Hay personas que parecen haberse quedado estancadas en uno de los extremos del péndulo, normalmente en el lado negativo, son personas polarizadas, que deben aprender a seguir el ritmo y elevarse.

La tierra nos da un buen ejemplo. Gira alrededor del sol, también alrededor de su eje, y tiene su ritmo interno que está dominado por la influencia de la luna, como con las mareas. Pues esa una también influye en nuestras emociones. La luna tiene unas fases que duran 7 días cada una: creciente, llena, menguante, nueva. En la fase de “Luna Nueva” la tierra recibe energía y es el momento ideal para iniciar cualquier tipo de actividad. Todo lo que se inicia en ese tiempo crece con facilidad, especialmente en los siete primeros días. Si te cortas el pelo en luna creciente te crecerá más rápido. Es un buen periodo para iniciar negocios, viajar, firmar contratos, cambiar de trabajo, comenzar estudios, mudarse, hacer dieta, empezar a escribir un libro o comenzar cualquier tipo de proyecto o diseño.Tras la “Luna Llena” comienza la fase decreciente, momento de finalizar todo aquello que tengamos a medias… un trabajo incompleto, algún trámite legal, divorciarse o separarse (de esta manera no se vuelve a la misma persona), regresar de viaje, cerrar una compañía, finalizar un libro o proyecto, renunciar a un puesto, cortarse el cabello para que crezca lentamente y demás. Esas fases de la luna nos marcan el ritmo del planeta que la fin y al cabo…es el nuestro.

La música también está regida por el ritmo, con su propio movimiento pendular. La música contagia su ritmo, nos embruja, nos embelesa…. Como dato curioso, los estudios muestran que según el tipo de música que nos guste, podemos averiguar que ritmo estamos llevando en nuestra vida. Si te gusta la música romántica, el ritmo de tu péndulo va más lento, en cambio si te gusta más la salsa o el rock, se mueve mucho más rápido y ya ni te cuento si te gusta la música tecno!!!

Pero cuidado con las canciones!!!!! Fijaros en las letras de la inmensa mayoría de las canciones, que la verdad es que son para no cantarlas, porque las ordenes que mandamos a nuestro subconsciente…..son bastante negativas. “no puedo vivir sin ti, sin ti no soy nada, a que no me dejas…letras que cantamos con énfasis, con emoción…ese es el problema!!! No somos conscientes de los mensajes que estamos mandando, de las ordenes que estamos enviando al universo para que se materialicen en nuestra vida. “No puedo vivir sin ti” así que si tú no estás a mi lado, no puedo seguir con mi vida y todo comienza a hundirse….os dais cuenta?

Los herméticos aconsejan una sencilla manera de neutralizar estos mensajes: mándale una orden a tu subconsciente simplemente diciendo “cancelado”. Y ponte a revisar esas canciones que tantas y tantas veces has repetido y dile a tu mente que ellas representan tu pasado, que renuncias a lo que significan porque no representan lo que quieres ahora en tu presente.

El Principio del Ritmo también se deja notar en nuestras relaciones. Y según con el ritmo de nuestro péndulo atraeremos a unas personas u a otras. Imaginaros que somos como dos botellas comunicadas entre sí, que vamos intercambiando el contenido. Cuando la botella nuestra desciende, la del otro aumenta. Es decir, que cuando tú reprimes tus emociones, tu pareja las expresa.

No os ha pasado alguna vez que querías comentar algo con la pareja y esta está viendo la tele y no os ha atendido? Se siente molesta por la interrupción pero calla y nosotros cada vez elevamos más y más el tono y en vez de dejarlo para otra ocasión, cogemos un rebote descomunal y la otra persona sigue callada. Que ha pasado? Pues que el enfado de la que está viendo la tele y se ha sentido interrumpida, somos nosotros los que lo estamos expresando.

Podemos llegar a sentir emociones que no son nuestras, como cuando comenzamos a complacer a otra persona, a estar todo el rato a su lado, a causa de la gran necesidad de recibir que la otra persona tiene y que está pidiendo sin palabras. Y sobre todo nos pasa con la familia. Los padres se lo transmiten entre si, pero también lo pasan a sus hijos mayores y estos a sus hermanos, hasta incluso a las mascotas que tenemos en casa.

Como conclusión: la represión no sirve para nada! Nos enferma, perjudica nuestras relaciones y no nos ayuda a avanzar, a mejorar.

Polaridad, el cuarto Principio Hermético

Polaridad, el cuarto Principio Hermético

Principio de la polaridad.

“Todo es doble; todo tiene dos polos; todo su par de opuestos; los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son semi-verdades; todas las paradojas pueden reconciliarse”.

En el Universo donde vivimos todo es doble, todo tiene su opuesto. Blanco-negro, hombre-mujer, calor-frío, arriba-abajo, este-oeste, bueno-malo, rico-pobre, alto-bajo…

El calor y el frío son de la misma naturaleza, su diferencia es solo cuestión de grados. Porque si miramos el termómetro no hay un lugar exacto que nos indique dónde acaba el frío y donde comienza el calor. Y según la persona, 5º les parecerá un frío tremendo, y seguro que en otro lugar del mundo dirán que no se está mal, que incluso hace calor. Tampoco se puede saber dónde empieza lo alto y donde lo bajo. Y podría pasarme el tiempo poniendo ejemplos.

Aquí hemos venido, entre otras cosas, a encontrar el equilibrio entre los distintos polos, a aprender a quedarnos justo en el medio. Para qué? Pues para encontrar la unidad en todo. Porque en el Universo existe un solo Dios, una sola Fuente, una sola Energía, un solo Amor y eso nos lleva a la conclusión de que esa diferencia entre polos opuestos no es real.

En el Principio de Vibración, aprendimos que la vibración más alta corresponde al Espíritu y la más baja a la materia. El universo nos enseña ahora, que en esencia, los dos son la misma cosa. Sólo cuando aprendamos a pararnos en el punto medio encontraremos la paz. Dicho de otra forma: no se puede vivir feliz en el mundo material sin tener espiritualidad y no se puede ser espiritual si no se tiene orden en el mundo material. Los dos extremos necesitan ser conciliados para lograr una vida armoniosa.

No olvidemos que el bien y el mal son solo dos polos de una misma línea y dos opciones claras y definidas para crear nuestra calidad de vida.

Cuando tepercates de que en ese momento de tu vida estas en uno de los extremos y quieras equilibrar la situación, tienes que crear la energía opuesta para llegar al término medio. Cuando tienes frío, que haces? Pues o pones la calefacción o te abrigas más, es decir, buscas calor. Con el calor se neutraliza el frío, con la luz desaparece la oscuridad; con el amor se transforma el odio, etc…

Voy a poneros un ejemplo: cuando una persona que es buena, y amable con todos no encuentra pareja, cual puede ser la causa? Pues porque siendo buena está creando bondad, y no aparecerá la maldad en su alrededor; siendo amable, amabilidad, y no se sentirá desamparada pero… y el amor? Solo se consigue amor cuando se ama. Y me preguntareis y si no tengo pareja? Pues amate a ti mismo en primer lugar y luego a la persona ideal que “fabriques” en tu mente. Sólo así se manifestará el Verdadero Amor en tu vida. Esto nos enseña esta ley universal.

ley de polaridadCuando estés pasando una época económica mala, da algo de lo que tienes. Si das tu tiempo a una causa benéfica, conseguirás tiempo para tu vida personal, que tampoco está nada mal, pero si lo que buscas es dinero, no estás en la misma polaridad adecuada…..

Para que tu economía sea prospera, es necesario respetar la “Ley del Diezmo”: dar el diez por ciento del dinero de lo que recibimos a la persona, el lugar o la institución que en ese momento nos provee nuestro alimento espiritual. Así la energía del dinero está en movimiento y fluye.

Nos encontramos en un plano en el que vemos dos polos de todo lo que nos rodea, estamos experimentando la separación, y por eso debemos aprender a encontrar la unidad en todo. Necesitamos cambiar nuestra percepción del mundo y eliminar de nuestra mente la idea de polaridades, es decir necesitamos “armonizar los opuestos”.

El principio de Polaridad también nos señala que “todas las verdades son semiverdades”, es decir, eso de la verdad absoluta no existe. Ninguno en esta tierra tenemos la verdad absoluta, tenemos nuestra parte de verdad… Como si todos formáramos un puzle y cada uno tuviera una pieza, uniéndolas todas…ahí está la verdad. ¿Qué no enseña esto? Que es muy importante escuchar a los demás porque siempre, siempre, siempre, se aprende algo.

Nadie tiene la verdad completa, ni cuando la defendemos a pie juntillas, creyendo estar en lo cierto, ni el que acusamos de estar equivocado. Todos tenemos una parte de la verdad.

El fanatismo se encuentra en una parte del extremo, o sea que con él no se consigue el equilibrio y mucho menos la paz. La Verdad está siempre en el medio.

Y por qué nos pasa esto? Pues para que aprendemos a encontrar la unidad en todos y en todo. Otra vez el ego es el que crea las diferencias y separaciones, porque él quiere siempre ser el protagonista, el importante, el único.
A nivel mundial, los problemas están provocados por el ego buscando la separación: diferencia de razas, culturas, economías, límites entre países…

Quiero hacer hincapié en el concepto de dar y recibir, que nos muestra claramente los dos polos. Veamos este ejemplo: hay personas que dan y dan, pero no reciben. Se encuentran en un extremo de la polaridad y mientras sigan en ese polo, no recibirán nada del universo. Y la causa es bien sencilla: ellas están en el extremo del dar pero no han aprendido a recibir. Son personas que se sienten incomodas cuando se les hace un regalo, cuando se les dice un piropo o se les resalta una cualidad, llegando a veces a rechazarlo. Lo que deben hacer es aprender a recibir, borrar esos patrones o creencias negativas de no merecimiento, para así llegar al equilibrio, al punto medio, entre dar y recibir.

Si queréis conseguir aprender el equilibrio entre dar y recibir debéis trabajar con el lado izquierdo del cuerpo porque es allí donde se desarrolla la energía del recibir. Os sentiréis torpes, normal, pero con la practica todo mejora. Ah! El que sea zurdo que invierta la regla.
La mano derecha y toda esa parte del cuerpo desarrollan la energía del dar. Las personas que dan demasiado, deberían hacer el ejercicio de cerrar su mano derecha y abrir la izquierda haciendo movimientos con los dedos y la muñeca para calentarla y activar los canales de recepción.

 

 

Vibración, el tercer Principio Hermético

Vibración, el tercer Principio Hermético

Nada está inmóvil. Todo se mueve, todo está en vibración.

Todo vibra y todo se mueve, desde el Todo, que es espíritu, hasta nuestros pensamientos, las moléculas, los átomos, nuestras células… Si observamos la naturaleza con un microscopio veremos que se compone de millones de átomos, que a su vez están compuestos por millones de partículas que están en continuo movimiento. Todo está vibrando, todo está evolucionando pero no lo vemos, es como el pelo o las uñas, no lo vemos crecer, pero están en continuo movimiento.

La materia es de baja vibración, lo que la hace densa. Y ser de baja vibración significa que está compuesto por una energía que se mueve lentamente. Cuanta más baja sea la vibración más lento se mueve. Nuestro espíritu, nuestra esencia, es de alta vibración y por lo tanto las partículas de energía que lo forman se mueven muy rápidamente.

La forma en que vibran es diferente: Si es rápida es positiva y la energía se hace sutil, si es lenta es negativa y la energía se densifica. Cuando la frecuencia es muy baja, o negativa, tenemos la sensación de estancamiento, de estar como inmovilizados. Cuando la frecuencia es muy alta, la sensación es de progreso, de movimiento.

Todo se mueve, hasta lo que parece que esta inmóvil a la vista esta vibrando, pero vibra muy despacio. Pues también existe mucha Vida que no vemos con nuestros ojos, aunque sea igual o más real que la materia, esa es la Vida Espiritual, donde Ángeles, Maestros y Seres de Luz vibran con una frecuencia elevadísima.

Albert Einstein demostró a la física mundial que todo en el universo es energía, incluido los seres humanos.
También sabemos por la ciencia que lo semejante atrae a lo semejante. Así que llegamos a la siguiente conclusión: si tu vibración es lenta, atraerás por similitud situaciones cuya energía vibre igual que la tuya; si es rápida atraeremos situaciones positivas. Simple lógica.

La Física Cuántica nos ha enseñado que nuestro cuerpo intercambia continuamente átomos con el medio que lo rodea. Al respirar cogemos los átomos del entorno; al exhalar devolvemos átomos de nuestro propio cuerpo físico. Cuando estamos en un lugar comenzamos a absorber parte de ese lugar. ¿No habéis notado que hay algunos lugares que nos llenan de energía positiva como, playas, montañas, bosques, lagos, etc? Poseen una vibración alta, positiva, y allí nuestro cuerpo se regenera. Pero también todos hemos sentido alguna vez esa sensación de cansancio, de agotamiento, al salir de ciertos espacios y eso es debido a que su vibración es baja, densa.

Cada tres años, el cuerpo humano renueva completamente todos sus átomos y pasamos a tener un cuerpo físico completamente nuevo. Y yo me pregunto, entonces ¿qué hace que el cuerpo cambie o se deteriore? Y la respuesta a la vista de lo visto no es otra que la Mente. Es la mente, con sus creencias, sus patrones, la que hace que los átomos produzcan esos cambios en nuestro cuerpo. Si piensas que a los cincuenta comienza la vejez, tu cuerpo envejecerá. Por el contrario, si crees que a esa edad estás en tu mejor momento, entonces tu cuerpo responderá con vitalidad y entusiasmo.

La Física Cuántica ha demostrado que el resultado de cualquier experimento depende del grado de expectativa de quien lo realiza.
Antes se creía que si dos personas hacían la misma prueba, con los mismos ingredientes y medidas, obtenían el mismo resultado.

Ahora se sabe Ley de vibraciónque los átomos se agrupan según su compatibilidad y responden a las expectativas del observador. De ahí que una persona puede hacer una comida sabrosísima y nadie la puede imitar aunque ponga los mismos ingredientes y las mismas cantidades, porque el resultado va a depender de la expectativa del observador y de su interés personal en el experimento.

Cada partícula de nuestro cuerpo está “escuchando” todas esas conversaciones que vamos teniendo en la cabeza y actúa tal cual le dicen. Las personas que tienen enfermedades crónicas son aquellas que tienen pensamientos “crónicos” negativos…cambiando esos patrones antiguos, esas ideas negativas… comienza su curación. Atentos!!! Hay que creérselo, eh? Si no de nada sirve.

Porque lo que está claro es que nuestra forma de hablar, nuestros pensamientos, nuestros sentimientos emiten una frecuencia al universo. Nuestros estados de ánimo emiten vibraciones al universo.

En el Universo existen tres niveles de vibración: baja, media y alta. Cada uno de ellos tiene sus propias características. Según como cada uno vibre se situara en uno de estos niveles y lógicamente atraerá todo lo que haya en ese nivel. Es imposible atraer situaciones u objetos que tienen una vibración alta si uno se encuentra en el escalón más bajo.

La vibración más baja corresponde al terreno de nuestro ego, es el nivel del miedo y por eso genera toda clase de problemas. La vibración media es el terreno de la esperanza, es donde podemos encontrar eso que llamamos “suerte”. La vibración más alta corresponde al terreno del Espíritu, es el nivel de la Fe Absoluta, en el cual se producen los milagros.

La mayoría de personas estamos en el nivel medio. Aunque no estamos fijos en un mismo nivel. A veces aparecen problemas que nos bajan la vibración, otras veces nos sentimos conectados con nuestra esencia y nos sentimos entusiasmados y felices.

Si tus pensamientos, y tus sentimientos, emiten constantemente frecuencias negativas. ¿Qué crees que estás atrayendo a tu vida? ¿Cómo está tu vida estancada o en movimiento? ¿Cómo te sientes en tu mundo? Si criticas a los demás, que vibración emites? ¿Si engañas a los que te rodean? ¿Si sueles estar enfadado? ¿Si no haces más que pensar que te va a ir mal la vida? ¿Si hablas de forma negativa? ¿Si crees que te persigue la mala suerte? ¿De verdad piensas que así puedes atraer situaciones positivas, y bellas?

Cuando una persona comienza su crecimiento personal, debe saber que van a aparecer las resistencias del ego. También suelen aparecernos personas que nos traen problemas, pero en realidad se acercan para que nos demos cuenta de si realmente nuestra posición es firme o estamos haciendo malabares. Si una persona tiene la facultad de “ponerte de mal humor”, es porque aún tienes una parte débil que necesita ser sanada.

Cuando mejoras tu vibración personal, mejorarás la vibración de todos aquellos que te rodean. Y esto no funciona al revés, eh? Las personas de baja vibración no pueden disminuir la tuya, a no ser que te encuentres débil. Otra cosita, preocuparse no sirve más que para complicar las cosas, por muy bien visto que este en nuestra sociedad, porque lo único que hacemos es centrar la energía en lo negativo, y ya sabéis que en donde ponemos la energía, eso es lo que se manifiesta.

¿Cómo podemos subir nuestra vibración?

Voy a deciros algunos truquillos.

Primero hay que cuidar las palabras, porque la palabra tiene un gran poder y por si misma crea.

Aunque ahora esté de moda, e incluso he llegado a leer en las redes sociales algunas tonterías sobre ellas, las palabrotas, o tacos, tienen una vibración baja que repercute en las personas y el ambiente. Una cosa es que en un momento de rabia o enfado las soltemos, y otra es que formen parte de nuestro vocabulario habitual. Las quejas y criticas…más de lo mismo!!. La queja hace que le demos fuerza al problema y la crítica es puro ego. Además vuelvo a recordar el espejo: lo que criticas te está mostrando algo que no ves en ti mismo.

Después se encuentra aquello en lo que fijamos nuestra atención. Pasarnos el día mirando imágenes de guerra, de crueldad, de enfermedades, de catástrofes…lo único que consigue es bajarnos la vibración, crearnos sentimientos de impotencia, o rabia o tristeza.
Esto no significa que debas vivir ausente de lo que sucede en el mundo. Puedes informarte y conocer todas las noticias pero no mantener tu atención en ello y mucho menos permitir que te creen sentimientos negativos.

Lo que debemos hacer es centrar nuestra atención en lo positivo. Las buenas noticias, las imágenes agradables, de alegría…nos provocan sentimientos de felicidad, de bienestar. Y si me estas contestando que es que todas las noticias que hay en el mundo son malas….cuidado!!! Cambia el chip!! Si comienzas a creer que en el mundo suceden cosas maravillosas, te enterarás de todo lo bueno.

Y llega…el placer! El placer físico es el camino más directo para subir la vibración. Busca aquello que te guste, con lo que disfrutes: deportes, baile, gimnasia, caminar por el campo, por la playa….Aquello que te haga reír, pero a carcajadas!!!La risa y el enfado…no son compatibles!!!Y si consigues encontrar ese lado cómico que tienen todas las soluciones…mejor que mejor, porque además te ayudara a encontrar la solución. Si no encuentras nada de esto en este momento de tu presente busca en el pasado y revive la sensación, sin poner atención en las personas, solo en los sentimientos.

Y para terminar podemos pedir ayuda, que no pasa nada porque nos echen una manita!!! Que ya sabemos que eso de pedir al ego no le gusta nada, pero aquí entra en juego nuestra felicidad y vale la pena pasar del ego. Y a quien se lo pedimos?, preguntareis.- Pues a los seres de luz que están a nuestro lado para ayudarnos a evolucionar y que si no se lo pedimos, no pueden hacer nada, porque tenemos libre albedrio para elegir. Si te encuentras envuelto en un problema de pareja, si no te sientes feliz en tu trabajo, si tienes alguna dolencia física o cualquier otro tipo de problemas, pide ayuda a los Ángeles. Háblales desde el corazón, con sentimiento y no pidas una solución determinada. Ellos saben cuál es la que te va a hacer más feliz, solo es cuestión de que confíes.

La clave para vivir como a todos nos gusta es cambiar nuestra vibración interna y así cambiaremos el entorno y las circunstancias que nos rodean. Tenemos el poder de elegir la calidad de vida que deseamos solo es cuestión de decidir.

 

 

Correspondencia, el segundo Principio Hermético

Correspondencia, el segundo Principio Hermético

PRINCIPIO DE CORRESPONDENCIA

“Como arriba es abajo; como abajo es arriba”
De acuerdo a tu interior, así se expresara tu exterior.
Lo que haces es expresión de lo que piensas; y así como piensas haces.

El segundo Principio denominado “de Correspondencia”, nos permite entender cómo y por qué a veces creamos situaciones negativas, o por qué atraemos a personas que nos mienten, nos engañan…Y si comprendemos bien esta ley, podremos ser capaces de solucionar muchos de nuestros problemas.

Las mismas leyes que organizan el macrocosmos (el Universo), regulan el microcosmos, que es ese “universo” que todos tenemos en nuestro interior. Por lo cual si quieres conocer cómo funciona el universo, empieza por conocerte a ti mismo. Antiguamente los sabio ya lo decían: “Conócete a ti mismo y conocerás el universo” porque ese es el camino más corto que existe para conocer el mundo.

Cuando estudiamos la composición de un átomo, estamos también aprendiendo como está compuesto el universo entero. Cuando se estudia la anatomía del ser humano no se estudia una por una todas las personas, se estudia una y se le aplica el principio de correspondencia al resto. Para estudiar el océano no se coge todo el océano y se mete dentro de un laboratorio, sino que se coge una muestra a la que se aplica el principio de correspondencia.

Igual pasa con nuestra vida: si nuestra vida es un desorden, nuestro interior será un desorden. Cuando el interior este equilibrado, físicamente nos encontraremos bien. Daros cuenta de que no se suele pensar así. Creemos que si tenemos esta cosa o aquella seremos felices. La cuestión es que cuando la conseguimos…aparece otra cosa, otro motivo, otro deseo y seguimos sin ser felices

Si en tu interior sientes rabia, ira….pues en tu realidad aparecerán situaciones llenas de violencia. Si te sientes pobre, desvalido….está claro que en tu vida no vas a tener muchas riquezas. Y así con cada sentimiento que tengamos, con cada pensamiento al que pongamos energía….así se hará patente en nuestro día a día.

Esto significa que todo lo que nos ocurre, bueno o malo, está reflejando pautas de pensamiento guardadas en nuestra Mente.

Todas esas situaciones o personas que aparecen a nuestro alrededor, que nos quieren, nos ayudan, nos hacen sentir a gusto…reflejan la parte más positiva de nuestra conciencia, mientras que aquellos que nos crean problemas, nos envidian o nos ponen tristes, están reflejando la parte más oscura de nuestra propia conciencia.

Dicho de otra manera, las personas y situaciones negativas solamente vienen a nuestra vida para “hacernos el favor” de recordarnos que tenemos ciertas pautas mentales que sanar. Os acordáis del espejo? Pues aquí está la ley!!!!

El ejemplo que voy a poneros ahora es duro, pero refleja perfectamente la ley de correspondencia: Si una persona tiene una pareja que la maltrata, le miente, la engaña… esa pareja lo único que hace es reflejar lo que esa persona siente por sí misma en su interior, lo que ella se hace a sí misma. Seguramente será una persona que no se cuide, que se mienta, que prefiera vivir engañada que ver la verdad, que se crea que no merece amor.

Pero hay una solución que además solo depende de uno mismo: cambia la idea de lo que piensas de ti, cambia la forma en cómo te tratas a ti mismo. No es cuestión de cambiar de pareja, porque seguro que la que aparezca volverá a hacer lo mismo. Lo que es adentro, es afuera.

Yo sé que es difícil de asimilar esto porque es más fácil encontrar al “culpable” fuera, que darnos cuenta de que todo depende exclusivamente de nosotros mismos.

Buscamos fuera a los culpables de nuestra infelicidad: la pareja, nuestros padres, los hijos, los jefes, los amigos, los vecinos….incluso buscamos más lejos… la sociedad, los políticos, el mal tiempo, la economía, la mala suerte. Todo eso son excusas que el ego nos pone para no mirar en nuestro interior, para no asumir la responsabilidad de nuestra propia vida.

Y cuidado con pasar ahora a sentirse culpable, nooo. Solo debes ser responsable, aprender que esos pensamientos negativos, esos sentimientos te están llevando a elegir mal y llevar una vida que no es la que deseas. “Una vez que cambies tus Pensamientos… cambiarás tu Vida”.

Coge la costumbre de hacerte preguntas cuando aparezca un problema. “¿Qué significa esto en mi vida? ¿Por qué o cómo estoy creando esta situación?” Así sabrás cual es la creencia, el pensamiento que te ha llevado a vivir los que estas pasando y podrás tomar medidas, cambiar las creencias y modificar tu vida!!!

Haz una prueba, solo para ti, sin contar los resultados a nadie. Observa que es lo que sientes, que pensamientos tienes, que es lo que crees de ti mismo. Se sincero, no te engañes porque eso no va a servirte de nada. Luego mira a tu alrededor ¿qué te rodea? ¿Qué situaciones vives diariamente? ¿Se corresponden?. Quieras o no, el universo funciona así. No falla jamás. Es exacto y preciso.

Así que, ya sabes, aunque no nos haga mucha gracia este descubrimiento….lo que sentimos dentro de nosotros es lo que está produciendo las situaciones que vivimos en nuestra vida. Y como siempre el ego dirá que no, que eso no es verdad, que como va a ser asi! Pues sí, esta ley se cumple en todo el universo!! Si estas en una habitación llena de humo y abres una ventana…que sale al exterior? Humo…es lo que hay…no puede salir aire fresco, porque no lo hay!!!

Y ahora un dato curios: este principio os puede servir para detectar las mentiras. Veréis cuando una persona miente, su cuerpo se siente incomodo y empieza a mandar señales como picor en la cara, llevarse la mano a la boca, rascarse la nariz, tocarse el pelo, las cejas…. La mentira produce una especie de “cortocircuito” interno que incomoda al cuerpo, normalmente, picores en la cara.

Los ojos también avisan de la mentira, ya que siguen siempre a los pensamientos. Cuando se mira hacia arriba… se está trabajando con imágenes. Si se mira hacia arriba y a la derecha se activa la parte creativa de la mente y se crean imágenes nuevas. Por el contrario, cuando los ojos se mueven hacia arriba y a la izquierda se está activando la memoria y entonces se recuerdan imágenes. Es decir que si le haces a una persona una pregunta y mira hacia arriba y a la derecha está inventando la respuesta, pero si mira hacia la izquierda la esta recordando.

Esta táctica puede ayudarnos a recordar algo o a encontrar la solución a un problema, simplemente miremos hacia arriba hacia la izquierda para recordar y hacia la derecha para que tu parte creativa encuentre la solución.

El Principio de Correspondencia también nos puede ayudar cuando lo estamos pasando mal. Si estas triste, sin ganas, decaído…. arreglarte, ponte guapo, porque cuando el exterior se vea bien, el interior se contagiará… Esto lo conocemos bien algunas mujeres que cuando estamos regulín nos vamos a la peluquería… y parece que nos cambia el ánimo!

Así que, ya sabes! Si tu vida es muy caótica y llena de problemas, ordena tu casa, tu mesa de trabajo, tu armario…el orden en lo exterior te ayudará a encontrar el orden en lo interno.